ActualidadDeportes

Amalia Pérez: ‘Aún no conozco mis límites’

Fotografía de Amalia Pérez, una mujer de mediana edad, robusta, de tez morena clara, cabello teñido de rubio, está de perfil frente unas pesas con barras plateada y discos color rojos. Sonríe mucho y levanta su brazo y dedo índice.

Ya consiguió el oro olímpico ¡cuatro veces! y es la Atleta del Año. ¿Qué planes tiene a futuro?

Por Ivett Rangel 

Su majestad, Amalia Pérez. Así es como nombraron a la pesista mexicana tras obtener su cuarta medalla de oro paralímpica. Y, por su desempeño en la justa deportiva en Tokio, recién se le nombró la Atleta Femenina del Año por el Comité Paralímpico de las Américas.

Tiene 48 años y retirarse no está en sus planes a corto plazo.

“La edad depende de tus pensamientos y yo, hoy por hoy, me siento tan joven y tan fuerte como a los 17, a los 24 y a los 30 años. Me siento plena para llegar a otro ciclo; aún no conozco mis propios límites”, asegura. 

Reconoce que sí piensa en ello y es muy consciente de cuándo tendrá que hacerlo. 

“Mucha gente me pide el retiro porque creen que puedo funcionar más como diplomática o como entrenadora, o incluso en otros ámbitos del deporte sin desgastarme”, expresa.

“Todo tiene un inicio y un fin, y éste llegará cuando se presenten las lesiones, el cansancio o cuando ya no me sirva la preparación. Esas son alertas claras de que hay que retirarse, pero no se han presentado y yo solo tengo agradecimiento al deporte que me ha permitido vivir seis ciclos paralímpicos y muchos mundiales”.

Fotografía de la campeona mexicana Amalia Pérez. La mujer, de mediana edad, posa sonriente mientras muestra la medalla de oro que ganó en la competencia de powerlifting en Tokio 2020. Ella está sentada en su silla de ruedas, viste pants negros con las mangas y el cierre delanteros color verde, con la bandera mexicana en el lado superior derecho. Tiene el cabello corto, teñido de color café rubio, más corto del lado izquierdo y peinado de lado. En el brazo izquierdo muestra el arreglo floral que entrega a los ganadores de medallas, y con la derecha jala el cordón que sostiene la medalla dorada que cuelga de su pecho y la alza a la vista de todos.
Amalia Pérez en los Juegos Paralímpicos de Tokyo 2020

Cuando la vida empieza

Amalia dice que a los 40 años la vida apenas empieza. 

“Muchas mujeres me lo habían dicho: ‘Cuando tengas 40…’ y sí, hoy ya lo entiendo. Es una vida más amplia porque ya no dependes de lo que digan los demás, de si les gusta o no, simplemente si tú crees en algo y lo quieres hacer, pues lo haces y ya. 

“No puedes esperar a mañana. Hay que comprometerse con uno mismo a cada instante y entregarte a lo que te gusta. Alcanzar un reto y superarlo”, declara llena de inspiración.

Fotografía de Amalia Pérez, una mujer de edad adulta, cabello lacio y corto de lado izquierdo y largo de lado derecho, peinado hacia ese lado, viste un pants deportivo de color negro con mangas de color verde militar, que tiene bordada la bandera de México en la pierna derecha, se encuentra sentada en una silla de ruedas de color negro, lleva puesto un cubrebocas modelo KN95, con la bandera de México impresa en él, a su lado se encuentra otra paratleta usuaria de silla de ruedas de tez afroamericana que viste un pants de color verde limón.
Amalia Pérez, leyenda mexicana

Otro camino en el deporte

Su meta: París 2024, pero confiesa que ya arrancó su camino como entrenadora de noveles atletas también en para powerlifting. Incluso, ya consiguió sus primeros buenos resultados en el reciente Campeonato Mundial celebrado en Georgia, donde se adueñó del sitio de honor en el pódium de su categoría como competidora. 

“Ya me di cuenta que sí la armo como entrenadora, aunque todavía no me estoy poniendo al frente, solo espero seguir disfrutando y aprovechando como hasta ahora. Lo único que sé es que en mi vida nunca voy a soltar el deporte”, proclama certera. 

En 2022 y 2023 viajará a otros campeonatos en Estados Unidos y Egipto, así como a los Juegos Parapanamericanos en Chile, requisitos para llegar a los Juegos Paralímpicos en la capital francesa. 

“Hay que aprovechar lo más posible este momento. Quiero aportar al desarrollo del deporte en México y a seguir promoviendo la inclusión de las personas con discapacidad”, comenta. 

Y de ahí que desee que deportistas convencionales y con discapacidad puedan participar en unos mismos Juegos Olímpicos. 

“Ahí estaríamos hablando de verdadera inclusión. Todos somos atletas de alto rendimiento y todos tenemos el mismo potencial”, señala.

Un sueño que parece inalcanzable, pero Amalia ha demostrado que pudo llevar a cuestas pesos insospechados. Así que no queda más que desearle éxito, como lo ha tenido a lo largo de más de tres décadas de carrera deportiva.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.