ActualidadTestimonios

¿A qué realmente le tienen miedo quienes se relacionan con la discapacidad?

Un adorno de Hallowen de un usuario en silla de ruedas con una máscara de monstruo.

Más allá de los disfraces terroríficos con los que se celebra Halloween, las personas con discapacidad o quienes se relacionan con ella tienen mucho que decir sobre el miedo real.

Para sumarnos a las celebraciones de Halloween, en Yo También pedimos a nuestras y nuestros seguidores en redes sociales que nos compartieran cuáles son sus temores, los miedos reales que se alojan en mente y corazón, y que se relaciona con la discapacidad.
Estos son los mensajes que nos mandaron quienes tienen una discapacidad o viven con una persona que la tiene:

Facebook:

  • Itzel Hermida Carrillo: Tengo miedo a que la fibromialgia nunca sea reconocida como una discapacidad y a que llegue un día en el que me sea imposible levantarme de la cama por culpa del dolor.
  • Roxana Pacheco Martínez: Yo tengo miedo de envejecer y ser más dependiente para las actividades de la vida diaria. Tengo miedo a que se me hagan escaras o de que no pueda evacuar y todo se me complique. Tengo miedo de que mi esposo se harte de tener que ayudarme cuando lo necesito. Tengo miedo de que algo le pase a él. Tengo miedo de perder la democracia y que avance la dictadura y nos apabulle como a Venezuela y otros países gobernados por ineptos populistas. Tengo miedo de que nuestras diputadas y diputados no aguanten la presión y voten a favor la iniciativa de reforma electoral.
  • Elizabetha Consuegra: Yo tengo miedo a no ser capaz de vivir una vida de calidad y sin medicación. Realmente, la medicina me ha hecho daño. También tengo miedo a vivir en soledad completa, pues soy soltera pero no sola.
  • Karis Franco: Tengo miedo a que las empresas me sigan negando mejores oportunidades donde pueda percibir un salario acorde a mi carrera de Ingeniería en Sistemas Computacionales; a vivir en la mendicidad y a seguir en el encierro donde a veces en cada temporada vacacional he llegado a tener emociones negativas, es decir, mientras que mi familia y conocidos «normales» se van a la playa o a cualquier sitio turístico, tengo que soportar ese encierro en mi casa (ya que aunado a que no cuento con un sueldo decoroso para salir con tranquilidad a algún lado, también lidio muchísimo con la sobreprotección y el trato desproporcionado de mi propia familia paterna, la cual a veces aunque intente ahorrar para ir de vacaciones, luego me «terapean» con pretextos para que nunca más en mi vida salga siquiera a salir por un instante de mi rutina diaria (trabajo – casa, casa – trabajo) y al paso del tiempo es una rutina de esas en que no hay ningún espacio para ir al cine y más ahora con el nuevo horario.

    Y llega un punto donde las emociones negativas me pueden hacer «pagar factura» en la cuestión de la salud física y mental, pues antes de la pandemia estuve al borde de la muerte debido a que llegué a mi casa muy mal a causa de la hipertensión arterial y todo eso fue a causa de una fuerte discusión.

    De igual manera tengo miedo a la soledad, pues tanto mi papá cómo mis hermanos en algún momento se van a hartar de mí, lamentablemente falleció mi mamá a causa de la leucemia en mayo del 2021 y no la he tenido tan fácil en el sentido moral ni económicamente, y lo peor de todo es que se torna muy fría la manera en que convivimos. A mí me diagnosticaron autismo desde que tenía 2 años y cada noche a la hora de dormir lloro en silencio porque temo por mi futuro y por mi salud física y mental, ya que el autismo al ser una discapacidad invisible, ocasiona que por un mal entendido termine en un hospital psiquiátrico que es peor que la cárcel.

Instagram:

  • Antonio de la Torre: A pasar la vejez solo.
  • Laura Mariscal: Creo que es el miedo de todos los padres, a que un día faltemos, no estar para ellos y que alguien les haga daño.
  • Silvia Islas: Tengo un hijo de 19 años con parálisis cerebral y mis peores temores son que se enferme gravemente o irme antes que él.
  • Scarlett Garza: A que si un día faltan mis papás, no pueda brindarle las herramientas a mi hermana para que siga siendo tan feliz como ahora.

Twitter: 

  • Bárbara Anderson: A lo que realmente le tengo miedo es que me pasara algo a mí o a mi esposo y que mi hijo con parálisis cerebral se quedara solo o con alguien que no lo conozca y procure tanto como nosotros.
  • Stevan Martínez: La discapacidad no me da miedo. Todos los días cargo con ella, me acompaña, no me deja. A veces trato de engañarla y me encuentra.
  • Andrés Bianciotto: Años de dieta, ejercicio, seguir investigaciones sobre longevidad, avances tecnológicos, etcétera, para afrontar una maratón de 40 años asistiendo a un hijo que me necesita 24/7.
  • Tere Scorza: Miedo a que mi hija se enfrente a la sociedad, en donde al no notarse su discapacidad auditiva, mi hija sorda usuaria de implante coclear, es estigmatizada.
  • Ely: Tengo miedo de que un día tiemble, mi hijo con hipoacusia esté solo y no se dé cuenta a tiempo.
  • Itzel Ontiveros: Tengo fibromialgia. Tenía miedo de quedarme sin el seguro médico de mi ex, pero él me estaba enfermando más, así que ya no tengo seguro médico y tengo un ex.
  • Celso Soto: Mi mayor miedo es no poder proteger a las personas que amo ante una situación de peligro, ya sea un siniestro, accidente, situación de inseguridad, etcétera. Como persona con discapacidad visual me siento más vulnerable, quisiera poder decirle a mis seres queridos que los puedo cuidar ante todo.
  • Instituto Mexicano de Turismo y Accesibilidad: Varias personas que conforman el IMETAC tienen discapacidad visual y su mayor miedo es llegar a ser adultos mayores y no tener los recursos para sobrevivir.
  • Betty Astudillo: Mi miedo era no poder proteger a las personas que quiero ante peligros, pero ya lo trabajé. No poder valerme por mí misma cuando sea adulta mayor, me aterra. Cuido mi peso y sacudo el esqueleto a pesar del dolor para retrasar en lo posible cualquier dependencia al ser persona con discapacidad.
  • Suzette Muñoz: Mis mayores miedos son dos: Cuando faltemos papá y mamá, ¿con quién se quedará mi hijo? Y, cuando tiembla, que no podamos salir a tiempo.
  • Yeidi: Tengo miedo a que mi hijo con TEA y SD se enferme, porque en los sistemas de salud pública hemos tenido muy malas experiencias.
  • Hits and Mix Radio: A las personas que discriminan y con esa actitud propician la falta de inclusión, porque la ignorancia provoca muerte.
  • Berenice Tapia: Al dolor.
  • Omar: Miedo a no poder ser autosuficiente, a siempre depender de alguien y a no conseguir empleo.
  • Belem Martínez: A que no se reconozca el derecho de mi sobrina de cinco años a convivir con su mamá, quien a consecuencia de un ACV ahora es una persona con discapacidad.
  • Talia Wegman: Con una hija con discapacidad visceral e infecciones urinarias frecuentes, le tengo terror a la resistencia a los antibióticos.
  • IWheelLoveU: A nosotros nos da miedo que nunca vaya a haber un cambio en los criterios por los que se rigen las dependencias y que siempre se tenga que comprobar una discapacidad que es permanente y que por nada del mundo cambiará.
  • Juana: Le tengo miedo a la inseguridad en México porque no puedo correr para salvarme.
  • Educación Especial: Le tenemos miedo a la SEP y a su poco interés por la educación de las personas con discapacidad.

Por Redacción Yo También

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.